CANACINTRA: no hay acuerdo con el gobierno federal para mantener empleo o reactivar la economía

La emergencia sanitaria del COVID-19 ya ha afectado profundamente la producción, el abastecimiento, las inversiones y la producción de la que dependen millones de familias mexicanas. Nos encontramos ante el inicio de una de las mayores crisis económicas de nuestra historia. Una crisis que ya reconoce la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al estimar una recesión de hasta -3.9% del PIB para 2020 y que supone la destrucción de entre 500 mil y 1 millón 400 mil empleos.

No obstante, el Gobierno Federal se niega a implantar estímulos fiscales o a impulsar medidas contracíclicas para mitigar los efectos de la recesión, tal y como están realizando la mayoría de los países del mundo. Uno de los efectos de la falta de visión económica del Presidente ya lo estamos viendo en la devaluación de nuestra moneda: el peso mexicano es hoy la moneda más golpeada por la pandemia en todo el mundo.

CANACINTRA está integrada mayoritariamente por micro, pequeñas y medianas empresas que, a pesar de nuestra determinación por mantener empleos y salarios, al detener la actividad no contamos con ingresos para poder hacer frente al pago de nómina, impuestos y contribuciones.

Las MiPYMES representan el 52% del PIB y el 72% del empleo formal, si caen, cae México. Por esta razón, reiteramos nuestro llamado al Presidente para reconsiderar su postura: esta es la última oportunidad para frenar la terrible recesión económica que se avecina.

Asimismo, reconocemos la sensibilidad y el compromiso para proteger la economía y el empleo de los Gobiernos Estatales de Ciudad de México, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Tamaulipas y Yucatán que en solitario están impulsando medidas para mitigar los efectos de la recesión económica en el bolsillo de las familias. Somos conscientes que, a pesar de su determinación, las medidas van a ser insuficientes si no contamos con estímulos federales adicionales.

El Gobierno Federal nos está pidiendo hacer lo imposible: pagar el 100% de impuestos y contribuciones teniendo cero ingresos. Nadie está obligado a lo imposible, sin embargo, los afiliados de CANACINTRA vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos por mantener empleo.