Con el Programa de Pavimentación de Caminos a Cabeceras Municipales se salda una deuda histórica con los pueblos indígenas, afirmó el secretario de Comunicaciones y Transportes, Ing. Civil Jorge Arganis Díaz-Leal.

Al acompañar al presidente Andrés Manuel López Obrador, a inaugurar los caminos de concreto hidráulico en Santiago Nejapilla y Santo Domingo Nuxaá, en Oaxaca, el titular de la SCT dijo que se replicará y apoyará este programa en otras entidades, para que no exista nunca más una comunidad aislada en nuestro país.

Señaló que con este evento se inauguran simultáneamente 33 caminos de acceso a cabeceras municipales, lo que confirma que los pobladores de Oaxaca no sólo son buenos administradores, sino también unos excelentes constructores de caminos, quienes, a partir de un trabajo prácticamente artesanal, han logrado realizar auténticas obras de arte.

Aseguró que la solidaridad de las comunidades oaxaqueñas ha mostrado la nobleza que emana de los acuerdos comunes, convencidos de que la unión hace la fuerza. Y en este caso, hace los caminos pavimentados, por lo que la iniciativa que planteó el presidente López Obrador hace varios años es hoy una realidad.

Asimismo, hizo un reconocimiento al equipo de trabajo de la Secretaría por sus aportaciones para el cumplimiento del programa. Y de manera especial, felicitó a la Ingeniera Janet Cosme, del Centro SCT de Oaxaca, por su extraordinario esfuerzo en favor de las comunidades indígenas, de la que ella misma forma parte.

“De origen mixe, la Ingeniera Cosme es otro ejemplo que nos ofrece Oaxaca de la participación femenina en las actividades productivas. Ella, al igual que muchas mujeres indígenas, colaboran de manera importante en la construcción de los caminos, con la dedicación, honestidad y devoción que las distingue, y más aún cuando se trata del bienestar de sus familias y comunidades”, destacó.

El secretario de Comunicaciones y Transportes explicó que desde el principio se acordó que para la ejecución de las obras se recurriera a la mano de obra local, para que el dinero se quede en la zona, reactive los comercios locales, contenga la migración e impulse la economía regional.

En este programa los recursos se envían directamente a los municipios, estableciendo un convenio para que los ejerzan sin intermediarios. Y el seguimiento de las obras se realiza a través de la creación de un comité pro-camino, integrado por los habitantes y las autoridades de las propias comunidades.

La propuesta para mejorar los caminos se concibió a partir del trabajo comunitario; es decir, de la ayuda mutua y solidaria de la población, con el objetivo de participar juntos en aquellas tareas que beneficien a su comunidad.

Si en algún lugar del país se aprecian estos principios, es justamente en Oaxaca, donde la tradición ancestral del tequio ha permitido cohesionar la participación de las comunidades indígenas, en la solución de sus problemas colectivos.

El camino de concreto hidráulico a Santiago Nejapilla, de 4.7 kilómetros, tuvo una inversión de 20.40 millones de pesos, beneficiará a 216 habitantes de cuatro localidades de la entidad, y generó 225 empleos directos e indirectos con mano de obra local.

En cuanto al camino de concreto hidráulico a Santo Domingo Nuxaá, con longitud de 3.03 kilómetros, contó con una inversión de más de 13 millones de pesos, y generó 231 empleos directos e indirectos de mano de obra local. La obra beneficiará a tres mil 610 habitantes de 62 localidades.

A través del Programa de Pavimentación de Caminos a Cabeceras Municipales se llevó a cabo el mejoramiento de la superficie de rodamiento, mediante la construcción de roderas de concreto hidráulico, con un espesor de losas de 20 centímetros y zampeado a base de un empedrado. El ancho de la superficie de rodamiento es de 6 metros, ello en ambos caminos inaugurados.

Los caminos de Santiago Nejapilla y el de Santo Domingo Nuxaá, permitirán un tránsito diario promedio de 100 vehículos a velocidades de proyecto de entre 40 y 50 kilómetros por hora.