Principal Cultura Boyz N the Hood (Los chicos del barrio), el manifiesto autobiográfico de...

Boyz N the Hood (Los chicos del barrio), el manifiesto autobiográfico de John Singleton

147
Compartir

En 1991, John Singleton presentó con Boyz N the Hood (Los chicos del barrio) una inmersión incisiva en pleno corazón de un gueto estadounidense de Los Ángeles, siguiendo la transición a la edad adulta de un trío de amigos. Estas son tres razones para (re)descubrir este largometraje autobiográfico presentado en Cannes que obtuvo dos nominaciones a los premios Óscar.

Por su retrato implacable de la violencia de los guetos estadounidenses
Con diálogos muy crudos, la película pone en escena la violencia interracial que reina en los guetos de Estados Unidos. Boyz N the Hood (Los chicos del barrio) se desarrolla en tres partes y cuenta con una puesta en escena brillante de John Singleton, quien aún era estudiante de cine cuando filmó la película. El director, fallecido en abril pasado, confesó que la película se inspiró en su experiencia personal. «Uno de cada veintiún hombres negros estadounidenses muere asesinado. La mayoría de estos crímenes son cometidos por otros hombres negros», destaca la película en su comienzo.

Por su trío de personajes deseosos de cambiar su destino
Boyz N the Hood (Los chicos del barrio) cuenta la historia de Tre, Doughboy y Ricky, tres chicos que han crecido en el gueto de South Central en Los Ángeles, un lugar donde la pobreza, la violencia entre las bandas y la brutalidad de la policía son el pan de cada día. Estos tres jóvenes intentan escapar de la espiral que los arrastra irremediablemente en este mundo sin salida. Hasta el día en que las malas compañías de Doughboy, miembro de una banda, llevan a los tres amigos, ahora adolescentes, a confrontar un drama.

Por su explosiva banda sonora
La banda sonora de la película pone de relieve el rap y el hip hop estadounidenses, con artistas como Compton’s Most Wanted, 2 Live Crew o incluso Tony! Toni! Toné!. Boyz N the Hood (Los chicos del barrio) abre con un tema de Ice Cube, exintegrante del grupo Niggaz Wit Attitudes, quien interpreta a Doughboy, uno de los tres personajes principales de la película.