ZINACANTEPEC, Edomex.- Ante el anuncio de las nuevas fechas para la realización de los Juegos Olímpicos de Tokio, debido a las medidas de prevención para contener el contagio de COVID-19, el Presidente de la Asociación de Boxeo del Estado de México, José Alfredo Castillo Torres, señaló que los púgiles mexiquenses que forman parte del proceso selectivo para la participar en magna justa continúan a la espera de otras notificaciones.

En este sentido, el responsable de esta disciplina en la entidad detalló que la proyección de los deportistas de alto rendimiento es de cuatro años, por lo que esta situación supondrá nuevos e interesantes retos para cada uno de ellos.

“Lo malo es que no se van a llevar a cabo en tiempo y forma, lo bueno es que todos vamos a trabajar en función de algo nuevo, de una nueva aventura, de algo que no conocemos y seguramente habrá un aprendizaje para todos los que estamos involucrados en este proceso”, afirmó Castillo Torres.

Por otro lado, declaró que los púgiles Héctor Octavio Aguirre Martínez, Yoali Mejía Mosqueda y César Donovan Morales Ireta, están en una situación de no poder hacer mucho, pues no se cuenta con un camino definido, por lo que no se puede tomar acciones, además de no tener conocimiento de dónde o cómo se va a entrenar, o si el clasificatorio será este año o lo dejarán para el siguiente.

Alfredo Castillo aseguró que realizar un trabajo específico por el momento sería contraproducente, por lo que estarán a la espera de las determinaciones.

“Ya platiqué con ellos, hemos comentado ahorita, que no queda más que tener la condición física, no hay otro proceso que ellos puedan hacer, técnicamente no existe nada que nos pueda ayudar en una situación como ésta.

“No sabemos si es a nueve meses, a 10 meses, lo que tienen que hacer es mantenerse corriendo haciendo ejercicios básicos, para que en cuanto tengan la primera fecha firme, rescatar lo máximo que se pueda, que no va ser imposible, pero tratar de rescatar lo máximo en función de la fecha”, detalló.

Finalmente, explicó que si el proceso selectivo se atrasa un año todo será benéfico, ya que durante ese periodo se podría rescatar algo de lo físico que se perderá durante esta contingencia en la que cada deportista debe de entrenar en diferentes puntos.