Principal Cultura Bolivia vive una revolución democrática

Bolivia vive una revolución democrática

34
Compartir

Bolivia está viviendo una revolución democrática y cultural sin parangón en su historia con el establecimiento de una Constitución votada en referéndum, que junto con la nacionalización de los hidrocarburos impulsada por el presidente Evo Morales han alentado el desarrollo del país, señaló Gisela López Rivas, ministra de Comunicación de esa nación andina.

El modelo económico impuesto por organismos internacionales “que nos había conducido de la pobreza a una situación paupérrima” se modificó por uno social-comunitario-productivo que, alternativo al capitalismo, promueve la economía plural, de Estado, privada y comunitaria caracterizada “por impulsar un mejor aprovechamiento de los recursos naturales, y según la cual el gas y el petróleo son elementos centrales”.

En la conferencia magistral El estado plurinacional de Bolivia, realizada en la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), aclaró que se trata de una nación aún en construcción, que “hasta hace poco éramos desconocidos, ubicados como un centro importante de distribución de drogas junto con Colombia o por ser un país de indígenas y campesinos analfabetas de los más pobres y corruptos del planeta”.

No obstante, “mantenemos el hito histórico de pueblos que vivían en la selva y organizaron una serie marchas indígenas, visibilizándose para reclamar su derecho al territorio ante la acción neoliberal de los años 90 del siglo pasado”.

El resto de la población se dio cuenta de que eso daba buenos resultados y surgieron otras movilizaciones, y fue en 2000 cuando los dirigentes comprendieron que sus demandas son similares en cuanto a la búsqueda de una vida digna y de calidad.

Al realizar un recuento de la reciente historia bolivariana, López Rivas resaltó que “esta es la lucha de un pueblo que se cansó, se unió, y cuyas organizaciones sociales, en el marco de la democracia, crearon su propio instrumento político, conformando sus candidaturas de fuerte incidencia campesina, de las cuales surgió el actual presidente, uno de los fundadores del nuevo partido socialista, quien en 2005 ganó la elección federal con más de 50 por ciento de apoyo”.

Ahora, y gracias a nuestra revolución, el agua, la tierra y el gas en Bolivia son considerados derechos humanos y “deseamos que nuestros recursos ya no sean entregados a multinacionales, por lo que se ha armado una agenda del pueblo movilizado y tenemos una imagen nueva”.

La doctora Akuavi Adonón Viveros, profesora de la Unidad Cuajimalpa de la UAM, recordó que Bolivia –a punto de cumplir diez años de la promulgación de su constitución política– representa un ejemplo de respeto a la multiculturalidad en la región y forma parte de un proceso amplio que se ha vivido en todo el continente americano respecto del aumento de cambios en materia de derechos indígenas.

“El pueblo boliviano de composición multicultural desde la profundidad de la historia, inspirado en las luchas del pasado y la sublevación indígena anticolonial, construyó un nuevo Estado asumiendo el reto histórico de constituir colectivamente un Estado unitario social que integra y articula los propósitos de avanzar hacia una democracia productiva e inspiradora de la paz”, subrayó.

El doctor Mario Barbosa Cruz, director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Cuajimalpa, agradeció la presencia de la ministra y agregó que “sin duda alguna para nosotros y donde la interdisciplina ocupa un lugar muy importante, este contacto con el país sudamericano es fundamental para conocer su experiencia de gobierno.

“Nuestros alumnos están muy interesados en conocer más de esa nación, ya que contamos con varios programas de movilidad hacia Bolivia y de igual manera la universidad recibe a jóvenes bolivianos en un ejercicio académico que nos enriquece”, finalizó.

La mesa, realizada en el Aula Magna de la citada sede académica, fue moderada por el doctor Gabriel Pérez Pérez, jefe del Departamento de Ciencias Sociales, y contó con la participación de la doctora Fabiola Ezcárzaga Nicté, profesora-investigadora del Departamento de Política y Cultura de la Unidad Xochimilco.