Bitácora de viaje reúne imágenes de compañías y bailarines que han enriquecido al Teatro de la Danza Guillermina Bravo en 50 años

Cultura

En la conmemoración de su 50 aniversario, se inauguró en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo la exposición Bitácora de viaje, una selección de 16 fotografías que dan cuenta de una buena parte de lo que ha sido, significado y sucedido en este recinto del Centro Cultural del Bosque, convertido en el espacio más importante de México para el arte del movimiento.
Un conjunto de gráficas tomadas en diferentes años por los artistas de la lente Christa Cowrie, Edmundo López Palomino, Alfonso Vallejo, Fernando Maldonado y Gloria Minauro, muestran momentos emblemáticos registrados a lo largo de cinco décadas en el escenario del Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura en el que se han presentado, desde el 19 de septiembre de 1969, compañías y bailarines, como el Ballet Clásico de México, Aksenti, Contempodanza, Pina Bausch, Tania Pérez-Salas, principalmente.
Dicha exposición, con la curaduría de Hayde Lachino y Gloria Minauro, se complementa con una línea del tiempo que da cuenta del desarrollo de la danza en México a partir de 1934 —año de la inauguración del Palacio de Bellas Artes— que destaca momentos históricos y a creadores artísticos de la danza en México, como las hermanas Nellie y Gloria Campobello, Guillermo Arriaga, José Limón, Gloria Contreras, Guillermina Bravo y otros.
La muestra fue inaugurada por Nina Serratos Zavala, coordinadora nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, acompañada de Hayde Lachino y Gloria Minauro; Ofelia Chávez, directora del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón, y Lorena y Gregorio Luca, hijos de la maestra Gloria Contreras.
“En un día lleno de emociones encontradas por los recuerdos dolorosos de los sismos del 19 de septiembre de 1985 y de 2017, hay momentos para la alegría, como la que nos ha dado la danza en todas sus expresiones en este recinto fundado también un 19 de septiembre, pero de 1969”, recordó Nina Serratos.
Convencida de que la danza mexicana contribuye todos los días a construir otros mundos posibles y mejores, añadió que el Teatro de la Danza Guillermina Bravo es un espacio en el que fluye la alegría, el talento y la inspiración de bailarines y coreógrafos, pero también de maestros y arquitectos que dieron a las generaciones que se formaban en este campo un lugar para expresar sus ideas y emociones.
Las curadoras de la exposición señalaron que “en este viaje compartido durante medio siglo, el escenario del teatro ha sido testigo del acontecer social y politico del país, porque la danza mexicana ha plasmado en sus obras las tensiones, los anhelos y las luchas de una sociedad que aspira a mayor justicia, igualdad y libertad”.
Agregaron que la muestra está dedicada a esos cuerpos que a través del movimiento conmueven, maravillan e inspiran. Es también un tributo a todos aquellos que han pisado el teatro, como creadores o espectadores, pues dan vida al recinto y lo hacen un centro importante del acontecer dancístico.
En sus 50 años de existencia, este escenario, remodelado en varias ocasiones, ha sido el espacio por excelencia para el arte del movimiento de las compañías oficiales del INBAL, pero también de grupos que se manejan de manera independiente y de compañías que comenzaron con el apoyo de la institución, como el Ballet Nacional de México, el Ballet Independiente, el Ballet Teatro del Espacio y la Compañía Nacional de Danza Folklórica.
En 2018, ya con una carga histórica irrefutable, el Teatro de la Danza tomó el nombre de Guillermina Bravo para rendirle homenaje a una de las pioneras de la danza contemporánea mexicana, quien inició su camino precisamente en este espacio del INBAL.
La jornada culminó con la presentación de la Compañía Nacional de Danza Folklórica de Nieves Paniagua, agrupación que ofreció una serie de coreografías representativas de los estados de Chiapas, Puebla, Oaxaca, Hidalgo, Chihuahua, Yucatán, Tlaxcala, Guerrero y Jalisco, con la finalidad de resaltar la diversidad cultural y dar a conocer el patrimonio intangible de nuestro país.