Antonio Ortega Martínez, miembro del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática y secretario de la Comisión de Hacienda e integrante en la de Presupuesto de la Cámara de Diputados, afirmó que -tal como advirtió en las discusiones para el Paquete Económico 2020- las estimaciones aprobadas por Morena y sus aliados para la producción de Pemex este año (estratégicas para la recaudación fiscal y el presupuesto de egresos) no se cumplirán, de nueva cuenta, por lo que el Presidente Andrés Manuel López Obrador tendrá que decidirse entre recortar e incumplir programas estratégicos de su administración; recurrir a deuda, o volver a emplear fondos de contingencia.

Con base en el balance presentado hace unos días por la Comisión Nacional de Hidrocarburos, no se alcanzará el objetivo de producción de 1 millón 900 mil barriles, expuso y dijo que ello se deberá, entre otras cosas, a que la empresa que dirige el ingeniero agrónomo Octavio Romero Oropeza, solo ejerció dos mil 864 millones de pesos de un total de 42 mil 462 millones aprobados para el desarrollo de campos (6.7% del presupuesto establecido).

Ortega Martínez explicó que esto es consecuencia, en gran parte, de los ajustes que se hicieron en el personal especializado de la empresa para poner -en su lugar- a gente improvisada que solo pudo terminar la perforación de tres de 28 pozos contemplados, además de que -de los 16 mil barriles diarios de petróleo que deberían sumarse a la plataforma ordinaria- solo concretaron 6 mil; es decir, únicamente el 34 por ciento de lo considerado.

Por lo tanto, refirió el perredista, “no es extraño que, finalmente, la recaudación en Hacienda se desplomara, entre otros factores, por el impacto de la caída y de las estimaciones programadas por Pemex”.

Sin ánimo de ser agoreros de malas noticias, resaltó, es prácticamente seguro que la estimación de la plataforma petrolera no se alcanzará y la aportación de casi el 17 por ciento de los ingresos presupuestados para este 2020 tenga una baja, por lo que el gobierno del Presidente López Obrador se verá obligado a tomar alguna de estas tres medidas:

Primera: Recortes al Presupuesto y, por lo tanto, baja de la inversión en programas y compromisos establecidos por él. Dos: Recurrir a la deuda para resarcir los recursos faltantes que, en el presupuesto del próximo año, impactarán de manera importante. Tres: La salida fácil; recurrir -nuevamente- a los Fondos de Estabilización, de Contingencia que se han venido formando por más de una década, para reaccionar y responder ante una urgencia catastrófica; no para resarcir la incapacidad y falta de planeación; ni para resolver el incumplimiento de programas, metas y objetivos que, desde el principio, se dijo que ese presupuesto no se alcanzaría si no había el respaldo necesario en la planeación, la realidad y la objetividad.

“Nosotros anunciamos la imposibilidad de que Pemex cumpliera con el aumento a la plataforma de extracción petrolera, por la incapacidad y falta de experiencia de los actuales funcionarios. Al haber despedido a una plantilla de burócratas, técnicos de alta calificación con reconocimiento mundial, ser acotados en su salario y acusados de haber servido a ‘programas neoliberales’ y ‘servir a otros intereses’, la dirección a cargo de Romero Oropeza optó por improvisar plantillas de técnicos, y administradores” incapaces de consumar las metas definidas para 2019.

“Si ahorita se tienen 1 millón 700 mil barriles de petróleo ¿de dónde? ¿Cómo podremos alcanzar las metas presupuestadas para el 2020 con los errores y elementos que están exhibiendo las incapacidades? Malas noticias; pero están respaldadas por la información que la Comisión Nacional de Hidrocarburos acaba de presentar”, concluyó.