VILLAHERMOSA, Tab.-  “De conformidad con las directivas de nuestro mando supremo y, sobre todo, por convicción seguiremos apoyando hasta que la emergencia por las inundaciones sea superada, distribuyendo ayuda humanitaria, otorgando raciones calientes y servicio médico, en coordinación con el Gobierno del Estado y la población de este hermoso estado”, afirmó el comandante de la 30 Zona Militar, José Fausto Torres Sánchez.

Ante el gobernador Adán Augusto López Hernández, quien asistió como invitado especial a la ceremonia de imposición de condecoraciones y ascensos a personal militar, pidió a los tabasqueños depositar toda su confianza en su insigne uniforme, “que a pesar de lo desgastado por el sol y la lluvia”, refleja la pasión y el espíritu de servicio de mujeres y hombres militares desplegados en el estado de Tabasco.

En instalaciones del 37 Batallón de Infantería, el mandatario entregó la condecoración “Miguel Hidalgo” –la más alta presea que se otorga al personal militar– a 19 profesionales de la salud por sus servicios prestados a la Patria y a Tabasco, en la atención de la emergencia sanitaria provocada por el virus COVID-19.

Además, se entregaron nuevas jerarquías a elementos del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y de la Armada de México, ascensos en el acta de mando mediante el cual es conferido al militar un grado superior en el orden jerárquico, dentro de la escala que fijan las leyes orgánicas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, y de la Armada de México.

El comandante de la 30 Zona Militar aseguró que a la fecha, los estragos causados por los fenómenos hidrometeorológicos de octubre y noviembre, mantienen desplegados en el estado a soldados y marinos en la aplicación de los planes DN-III-E y Marina, en auxilio a la población civil y para salvaguardar su integridad física.

En presencia del presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Enrique Priego Oropeza, el comandante Torres Sánchez subrayó que el esfuerzo constante, y la coordinación permanente entre el personal militar, autoridades federales, estatales y municipales ha permitido auxiliar a los tabasqueños afectados, integrando sólidos equipos de trabajo.

Dijo que las tropas desplegadas en la 30 Zona Militar se han incrustado con pasión y espíritu de servicio con el pueblo tabasqueño. “Hemos constatado que este espíritu sigue vivo y especial mención haré al espíritu de cooperación de muchas tabasqueñas y tabasqueños, quienes hombro con hombro con las mujeres y hombres militares, han desafiado a la naturaleza y dejado huella en las labores de auxilio y solidaridad”, puntualizó.

Médicos militares para COVID-19

El representante militar señaló que los retos que enfrenta nuestra Nación son desafiantes ante la presencia del SARS-CoV-2, en el que los esfuerzos conjuntos de todas las instituciones –encabezadas por el Sector Salud–, han permitido continuar con la vida diaria de todas las personas, siempre respetando las medidas higiénicas y preventivas.

Torres Sánchez informó que distintas unidades médicas en el estado son administradas por personal militar, como el Centro de Salud de Servicios Ampliados (CESSA) “Dr. Maximiliano Dorantes”, el Hospital General de Comalcalco “Dr. Desiderio Carbajal”, y el Hospital General Comunitario y la Unidad Operativa de Hospitalización 32, ubicados en el municipio de Tenosique.

Mencionó que el personal médico ha prestado sus servicios en estos hospitales desde que inició la actual pandemia, por allá del mes de abril pasado.

José Fausto Torres Sánchez explicó que, para obtener un ascenso en el orden jerárquico militar, es necesario participar en un concurso de selección, en el que se evalúa la buena salud, la actitud profesional, y la capacidad física, esfuerzo y pasión.

Y respecto a las condecoraciones de perseverancia en sus distintas clases, indicó que se otorgan a los militares que cumplen años de servicio ininterrumpido en las fuerzas armadas de México. En esta ocasión se entregaron condecoraciones a quienes cumplieron 10, 15, 20, 25, 30, 35 y a un capitán de fragata que cumplió 50 años de servicio.

En representación del personal que recibió condecoraciones y ascensos al grado inmediato superior, la teniente de fragata del Servicio de Sanidad Naval y médico cirujano naval, Luisa Fernanda Martínez, consideró de suma importancia reconocer la labor titánica que se ha realizado desde el inicio de la contingencia sanitaria, en la que las fuerzas armadas mexicanas pusieron a disposición sus esfuerzos humanos y materiales.

Enfatizó que la condecoración “Miguel Hidalgo” representa perseverancia, abnegación, espíritu de sacrificio, patriotismo y valentía. “Son cualidades que distinguen a cada uno de los que la reciben, mismos que han sido esenciales para llevar a cabo cada una de las tareas asignadas a lo largo de nuestra carrera”, aseveró Luisa Fernanda Martínez.