El ataque en El Paso, Texas, perpetrado en una tienda de autoservicio el pasado fin de semana, es una de las tragedias más grandes que ha tocado vivir a las y a los mexicanos en territorio norteamericano, afirmó el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard.

Informó que ya suman ocho personas fallecidas por los hechos ocurridos en una tienda de autoservicio el pasado fin de semana. En tanto, seis de los heridos se encuentran hospitalizados, tres en estado grave y otros tres se reportan como estables. Dos personas han sido dadas de alta, una menor de 9 años y un adulto de 60 años.

Detalló que los cuerpos de las personas que perdieron la vida han sido recuperados y sus familiares contarán con apoyo para los servicios funerarios.

En conferencia de prensa matutina con el presidente Andrés Manuel López Obrador, expuso que durante el viaje que realizó este lunes a la frontera norte, mantuvo contacto con cinco de las familias, a quienes expresó la solidaridad del gobierno.

“No creo exagerar, si les digo que es la tragedia más grande que hemos visto. Y además el sujeto, con toda intención de atacar a mexicanas y mexicanos o personas de origen mexicano, porque esa tienda es una tienda muy conocida entre nuestra comunidad, que por cierto es una comunidad binacional”, dijo el secretario.

Resaltó que ayer ratificó la condena absoluta del pueblo de México ante esta matanza e indicó que proporcionará a la Fiscalía General de la República para que pueda integrarse una carpeta de investigación de los hechos e iniciar el procedimiento legal correspondiente. Reiteró que se revisará el caso por terrorismo doméstico.

“Que la FGR tenga acceso a las investigaciones y participe, de acuerdo a los tratados internacionales, en el juicio correspondiente. Debemos garantizar justicia. Se investigará el arma homicida”, precisó.

Destacó que ha revisado el manifiesto de la Presidencia de Estados Unidos en el que se condena el racismo y se establece que el supremacismo blanco es un riesgo.

Asimismo, la cancillería se ha puesto en contacto con los diferentes países y comunidades para hacer la defensa de la civilización, lengua y cultura.

“Tenemos que defender la civilización mexicana, nuestros valores, nuestra aportación, pero también tenemos que defender la lengua, la cultura, será el propósito de este encuentro o de esta acción conjunta en los próximos meses, respetando los ámbitos legales, porque no tenemos ninguna pretensión de intervenir en la vida interna de los Estados Unidos”, remarcó.