Después de casi cuatro años de no pisar la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, el tenor Arturo Chacón regresará a los escenarios de México para protagonizar la ópera de Hector Berlioz, La condenación de Fausto.
En conferencia de prensa, Alonso Escalante, director de la Compañía Nacional de Ópera (CNO) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), dio la bienvenida al tenor mexicano quien recién llegaba de Omán.
Escalante indicó que La condenación de Fausto es el primer título de la temporada 2019 de la CNO, lo que permite unirnos a la conmemoración internacional por el 150 aniversario luctuoso del compositor francés.
El reparto de la obra que ofrecerá funciones los días 21 y 24 de febrero, a las 20:00 y 17:00, respectivamente, es encabezado por Arturo Chacón como Fausto, Denis Sedov como Mefistófeles, Nora Sourouzian como Margarita y Ricardo López como Brander, quienes estarán acompañados por la Orquesta y Coro del Teatro de Bellas Artes, dirigida por el maestro Srba Dinic, y el coro infantil Schola Cantorum de México.
Alonso Escalante mencionó que La condenación de Fausto es un poema dramático y Berlioz quiso que se interpretara en forma de concierto, por lo que se decidió presentarla así en el Palacio de Bellas Artes.
Indicó que la exigencia de Berlioz radica en el hecho de que gran parte de su discurso se basa en música programática, de diferentes texturas. En este caso es como estar leyendo un libro e imaginar las imágenes en nuestra mente.
Durante su intervención, Srba Dinic indicó que esta es una obra muy difícil por la instrumentación distinta de la orquesta, por lo que ha sido un trabajo muy interesante y un reto. Destacó que la partitura es muy clara en cuanto a todos los acentos y matices, por lo que le parece correcto que se presente en forma de concierto.
Aunque en su momento La condenación de Fausto no tuvo mucho éxito, con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los títulos del repertorio francés que más se presentan e indicó que seguramente el público la va a disfrutar mucho.
Arturo Chacón rememoró que hace dos años debutó con este mismo papel en el Bolshoi, por lo que ya tiene la perspectiva del personaje.
Mencionó que vocalmente Berlioz es muy difícil. Mi primer encuentro con él fue en San Francisco con Beatriz y Benedicto, dijo el tenor.
Refirió la anécdota de cuando se presentó en el Bolshoi. Los cambios de escena pasan en cuestión de segundos, por lo que mientras lo transportaban del cielo al infierno, lo dejaron caer de una altura de tres metros y se rompió la pierna.
Fausto se canta con el alma destrozada, sin embargo, señaló que en esta versión no pierde la esperanza, en comparación con el de Moscú que carecía de ella, el de él está a la espera del milagro de ser feliz y el público lo puede disfrutar mucho.

Artículo anteriorEl pianista Sebastián Espinosa y la OCBA conquistan al público del Palacio de Bellas Artes
Artículo siguienteHa recibido Profeco 32 mil quejas contra sector Telecomunicaciones