La Cámara de Diputados aprobó, con 472 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones, reformas a diversas disposiciones del Código de Comercio, con el objetivo de armonizarlo y sustituir el término entidad federativa o Distrito Federal por el de Ciudad de México, e incorporar la Unidad de Medida y Actualización, conforme a la reforma de desindexación del salario mínimo.

En sesión semipresencial, el dictamen que reforma los artículos 18, 30 Bis 1, 32 Bis 4, 1066, 1068, 1070, 1075, 1097, 1118, 1147, 1256, 1262, 1268, 1383 y 1414 Bis 18 de dicho Código, se remitió al Senado de la República para sus efectos constitucionales.

Resalta la necesidad de homologar y actualizar el marco jurídico ante la implementación de la reforma constitucional para cambiar la denominación de Distrito Federal por Ciudad de México. Asimismo, la desindexación del salario mínimo que también es un tema pendiente en este marco jurídico, y con lo cual se dotara de una mayor equidad al costo de las infracciones.

Al fundamentar el dictamen, el diputado Fernando Galindo Favela (PRI), presidente de la Comisión de Economía, Comercio y Competitividad, explicó que con la reforma se busca armonizar el Código de Comercio con la reforma política de la Ciudad de México, para cambiar la denominación de Distrito Federal.

Subrayó que algunos marcos normativos mantienen términos que no son acordes con estas modificaciones, por lo cual resulta necesario homologar, actualizar y ajustarlos, como es el caso del Código de Comercio.

También, dijo, es el caso de la desindexación del salario mínimo, el cual dejará de funcionar como una unidad de medida; es decir, ya no será el parámetro para la determinación de multas, cuotas, sanciones administrativas, penas convencionales establecidas en salarios mínimos.

En tanto, el diputado Marco Antonio Andrade Zavala (Morena) afirmó que con la reforma se actualizará el marco jurídico brindando certeza jurídica a la sociedad mexicana y a su Estado de derecho. Además, la armonización en los ordenamientos constituye uno de los factores fundamentales para alcanzar los objetivos trazados en sus leyes.

Hizo notar que la homologación de nomenclaturas es indispensable para el entendimiento claro, verídico y legal de las leyes. Y se tiene el compromiso de adecuar, armonizar y actualizar el marco normativo para evitar lagunas, resquicios e incertidumbre jurídica que causan confusión o malas interpretaciones y dejan, en ocasiones, sin aplicación fáctica las leyes.