La Cámara de Diputados aprobó reformar el artículo 66 de la Constitución, con el objetivo de ampliar el segundo periodo de sesiones del Congreso, para que concluya hasta 31 de mayo y no el 30 de abril como actualmente sucede; la reforma entraría en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

El documento, remitido al Senado de la República para sus efectos constitucionales, fue avalado con 364 votos, cero en contra y tres abstenciones y se derivó de un conjunto de siete iniciativas de todos los grupos parlamentarios.

El Pleno aprobó modificaciones al dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales para establecer en un artículo transitorio su entrada en vigor.

Destaca que resulta ponderable que el Congreso no entre en recesos prolongados, “pues si bien es cierto que en algún momento se consideró que la función legislativa no podría ni debía realizarse de manera permanente, ello no implica que deba permanecer casi la mitad del año en receso, pues cada una de las cámaras realiza además una importantísima función de control y monitoreo de los actos de los otros poderes del Estado”.

No obstante, se reconoce que la actividad legislativa también tiene una inversión de tiempo importante en las actividades de las comisiones legislativas, que son “las células fundamentales del Congreso en la formación de los productos jurídicos”.

Al fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, diputada Miroslava Carrillo Martínez (Morena), indicó que la Constitución establece dos periodos de sesiones por año para el Congreso, del 1 de septiembre al 15 de diciembre o hasta el 31 en el caso de inicio de administración federal, y el segundo periodo comprende desde el 1 de febrero al 30 de abril.

Refirió que, no obstante, en los periodos de receso la Comisión Permanente atiende los trabajos parlamentarios y, además, está facultada para llamar a periodos extraordinarios. El sistema político ha evolucionado, por lo que se debe ponderar que el Congreso no necesita un reposo tan prolongado.

“El objetivo de ampliar el segundo periodo de sesiones es buscar mayor efectividad de aprobación de leyes, el trabajo de comisiones, dar continuidad a los trabajos parlamentarios, así como monitorear el ejercicio del poder”.

De igual forma, se busca incentivar el control parlamentario a los órganos del Estado, pero siempre respetando la división de Poderes; es decir, se fortalece al sistema representativo.

Detalló que en el ámbito internacional, naciones como Francia, España y Portugal sesionan nueve meses al año y, por ejemplo, en Alemania son flexibles en sus periodos de trabajo.

Al fijar su posicionamiento, por Morena, el diputado Mario Ismael Moreno Gil mencionó que esta reforma dignificará la labor y el papel del Congreso, por lo que su voto sería a favor de ampliar el periodo del tiempo que funciona el Pleno.

“Con esta reforma demostraremos al pueblo de México que tenemos el interés de atender sus asuntos dejando atrás un Congreso del siglo pasado, porque en esta Legislatura aspiramos a mejorar la precepción ciudadana sobre la labor de los diputados, eficientar el trabajo y analizar, estudiar y discutir sobre las necesidades de la sociedad y las tareas de fiscalización”.

En representación del PAN, el diputado Iván Arturo Rodríguez Rivera, dijo que con esta reforma se contará con más tiempo para avanzar en la discusión y aprobación de los dictámenes generados por las comisiobes, toda vez que hasta el 10 de septiembre de este año en la Cámara de Diputados se han presentado mil 992 iniciativas de las cuales 194 han concluido el proceso legislativo.

Refirió su voto a favor, pues se fortalece el trabajo que se realiza en comisiones y eficienta el proceso de los asuntos en tiempo y forma. “Hoy tenemos la oportunidad para mejorar las funciones del Congreso y que se tenga mayor control parlamentario y en las acciones del Poder Ejecutivo”.

En tanto, el diputado Ricardo Aguilar Castillo (PRI) estimó que debe dejarse claro que la ampliación del segundo periodo ordinario de trabajos legislativos “no será una solución en automático para elevar la profesionalización de los trabajos legislativos y la productividad que la sociedad demanda de nuestras tareas cotidianas”.

Sostuvo que el trabajo legislativo no se constriñe al periodo ordinario, es decir, “el motor que le da impulso es la preparación y dictaminación de las iniciativas”. Una labor profesional no depende solo del número de sesiones que se realizan; “es momento de pensar de qué manera vamos a impulsar el trabajo parlamentario y encontrar nuevas alternativas.

El diputado Silvano Garay Ulloa (PT) subrayó que “ajustar el tiempo en que se legisla es ajustar el Poder Legislativo a la nueva realidad de este país”. El dictamen, consideró, trae grandes beneficios porque se dedicará más tiempo al parlamento abierto.

Afirmó que aumentar 30 días al periodo es un gran logro y se pronunció a favor del dictamen porque “beneficia a esta soberanía y los trabajos de los diputados”.  Con esta reforma, aseguró, México se pone a la vanguardia, ya que países como El Salvador tienen todo el año sesiones; Costa Rica, seis meses y Chile, cuatro meses.

Adriana Gabriela Medina Ortiz, diputada de MC, expresó que la tecnología y las comunicaciones han avanzado lo suficiente, para pretender que las y los mexicanos “sigan pagándonos por trabajar en el Salón de Sesiones sólo seis meses y medio al año; evidentemente, no existe justificación alguna para mantener esa situación, pues tenemos periodos de recesos muy amplios”.

Resaltó que la brevedad de éstos interrumpe las dinámicas de los trabajos legislativos y entorpece las posibilidades de ejercicio como el parlamento abierto. “Es pertinente que nos comprometamos a trabajar con mayor intensidad, pues si continuamos el deficiente desempeño del trabajo en comisiones no importará si aumentamos un mes o cuatro meses, los resultados serán los mismos que hemos conseguido hasta este momento”.

El diputado Iván Arturo Pérez Negrón Ruiz (PES) argumentó que se debe hacer lo necesario para que la labor de este Congreso, acerque a las y a los mexicanos a mejores condiciones de bienestar y de vida. “Fuimos electos para resolver problemas, no para hacer como que trabajamos, mientras los días siguen su curso y las condiciones de injusticia, inequidad y desigualdad siguen privando a lo largo y ancho del territorio nacional”.

El tema de la ampliación del periodo de sesiones no es menor. “Ampliarlo, no es sólo fundamental, sino necesario, ya que debemos atender todos los temas que como representantes populares tenemos la obligación de resolver.  Se trata de atender un reclamo público, porque mucho se dice que los periodos de receso del pleno son largos”.

Del PVEM, el legislador Marco Antonio Gómez Alcantar, consideró que esta reforma es un mensaje político claro de que el Poder Legislativo está para servir y hacer su trabajo.

Expresó que una actividad legislativa planeada y organizada para ejecutar todo el proceso político y aparejada al procedimiento de creación de la Ley bajo las actuales normas parlamentarias, permitirá a los representantes de este Poder hacer eficaz un mandato, traduciéndose en un mejor producto legislativo para traer beneficio, desarrollo, equidad y justicia al país.

La diputada Verónica Juárez Piña (PRD) afirmó que el dictamen responde a un reclamo de la sociedad que pide mayor compromiso de las y los legisladores. Puntualizó que es importante reivindicar el trabajo legislativo y recuperar el prestigio del que gozaron legisladores como Belisario Domínguez y Aurora Jiménez.

Consideró que dos periodos legislativos son insuficientes para analizar las diversas iniciativas presentadas al Congreso y atender las obligaciones realizadas como la fiscalización del gasto público, la aprobación de presupuesto y atención de otros asuntos políticos; por ello, es necesario ampliar el periodo de sesiones.

Al hablar a favor, la diputada Claudia Reyes Montiel (PRD) señaló que este cambio permitirá sacar adelante los pendientes legislativos y se contaría con un total de 226 días divididos en dos periodos, lo que serviría para que el Poder Legislativo pueda atender el trámite del mayor número de asuntos de las comisiones. “Se podrá tener una mayor efectividad en la aprobación de leyes”.

Dulce María Sauri Riancho, diputada del PRI, mencionó que legislar no es acumular horas de trabajo o iniciativas presentadas, pues lograr los acuerdos políticos que la nación requiere demanda de los legisladores federales horas útiles. Además, existe la obligación de laborar más en las comisiones pues hay una enorme cantidad de asuntos que se genera en los periodos ordinarios.

El diputado de MC, Alan Jesús Falomir Saenz expresó que México ocupa el tercer lugar en América Latina de los países que menos tiempo trabajan sus congresos federales. En ese sentido, cuestionó cómo las y los mexicanos son los que más laboran al año, pero no así sus legisladores. “De nada servirá tener un mes más de sesiones, si hay oídos sordos a las exigencias de la población y si no se anteponen el interés al nacional antes que el presidencial.

Se desechó una reserva presentada por la diputada Dulce María Sauri Riancho (PRI) que planteaba homogeneizar la reforma con el periodo de sesiones iniciado, por excepción, el primero de agosto de 2024.