La Comisión de Seguridad Pública, presidida por la diputada Juanita Guerra Mena, aprobó un dictamen que reforma los artículos 6, 12 y 18 de la Ley de Seguridad Nacional, a fin de armonizar el andamiaje legal bajo el que se desarrollan las labores de seguridad pública por parte del Estado mexicano.
El documento, aprobado en reunión ordinaria, señala que existe una antinomia jurídica entre lo dispuesto por la Ley de Seguridad Nacional y la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, ya que el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, es quien también deber ser el Secretario Ejecutivo del Consejo, y la norma en comento todavía señala que es el Secretario de Gobernación.
También se modifica la nueva denominación del Fiscal General de la República como integrante del Consejo de Seguridad Nacional y el director del ahora Centro Nacional de Inteligencia, (antes Centro de Investigación y Seguridad Nacional “CISEN”).
De la misma forma, por la nueva denominación al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), se reforman los preceptos que hacen referencia al mismo.
La presidenta de la instancia explicó que la reforma busca armonizar y corregir la antinomia jurídica y con la modificación se resuelve un vacío legal que, de persistir, generaría graves imprecisiones en el desarrollo de las labores fundamentales que lleva a cabo el Sistema Nacional de Seguridad Pública.
La diputada Carmen Julia Prudencio González (MC) destacó la importancia de la reforma, al brindar certeza al titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, para que él sea el secretario ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional y resaltó que con la modificación solo se armoniza la ley.
De la misma bancada, el diputado Alan Jesús Falomir Saenz comentó que el Centro Nacional de Inteligencia opera con el 99 por ciento de los empleados que tenía el CISEN, prácticamente es el mismo centro y con las mismas personas; se le redujo entre 15 y 16 por ciento a su presupuesto, pero en realidad, se trabaja con la misma estructura.