CULIACÁN, Sin.- A partir de este mes de febrero, Esfera Films Entertainment dio a conocer el estreno en Netflix de la película “La Carga”, el segundo largometraje del director mazatleco Alan Jonsson Gavica, que trata de una historia de amor, fraternidad, orgullo, respeto, determinación y justicia que protagoniza Painalli, un indio Tameme y Elisa una española de la nobleza.
El corazón de la historia es una persecución frenética que se desarrolla literal y visualmente en muchos ecosistemas de México, desde la Nueva España hasta el puerto de San Juan de Ulúa.
Dos personajes con dos mundos completamente diferentes siendo perseguidos por unos jinetes que buscan capturarlos.
La trama transcurre en 1552, años posteriores a la conquista de México y tiene como punto de partida la historia de Francisco Tenamaztle, primer indígena que luchó contra la injusticia, maltratos y despojo cometidos por los españoles en contra de los indígenas.
El oriundo de Mazatlán, Alan Jonsson Gavica, señaló que, “la premisa la pensé hace más de 18 años, me apasionaba saber que podía hacer una película de nuestra historia Mexicana, específicamente acerca de la época de la colonia. Le fui dando vueltas a ideas para poder tener algo mas realizable en términos de presupuesto y en el 2010 platicando con un amigo escritor español al cual yo estaba contratando para que escribiera un guion para mi, le comente que tenía varias ideas, pero al momento de contarle esta premisa y decir la palabra “un western prehispánico” enloqueció y se ofreció a desarrollarla en conjunto conmigo, el resultado final fue “La Carga”.
El Secretario de Turismo Oscar Pérez dijo que hay que sentirse orgullosos de talentos como Alan, un personaje de Mazatlán que ha logrado triunfar en su propósito de ser un director cuya producción sea disfrutada en espacios como Netflix que cuenta con millones de suscriptores.
Esto además viene a hablar bien de que en el puerto y en todo Sinaloa existe gente con capacidad para desarrollar sus aptitudes y llevar el buen nombre de la entidad a otras latitudes, demostrando que aquí las cosas se hacen muy bien.