La Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC), previniendo el funcionamiento óptimo de las unidades estatales y municipales de protección civil, realizó una serie de capacitaciones en estados claves ante la temporada de lluvias y ciclones tropicales, en contexto de la pandemia causada por el COVID-19.

Las capacitaciones se realizaron por medio de videoconferencias y estuvieron enfocadas a los Planes de Continuidad de Operaciones de cada unidad, para que, ante cualquier eventualidad, ya sea por un fenómeno hidrometeorológico o algún otro agente perturbador, puedan seguir funcionando y atendiendo a la población siguiendo las medidas de sana distancia, recomendadas por la Secretaría de Salud.

El director general de Vinculación, Innovación y Normativa (DGVIN) de la CNPC, Héctor Amparano, destacó la importancia de la capacitación a los servidores públicos de los estados que pueden sufrir estos impactos, pues es indispensable que conozcan los procesos críticos a fin de prever cómo dar seguimiento y continuidad al trabajo de protección civil.

Entre el 18 y 22 de mayo del presente año se capacitaron titulares estatales y municipales de protección civil de los estados de Yucatán, Quinta Roo, Campeche y Veracruz, así como a titulares de protección civil de las dependencias del Gobierno Federal, y los sectores públicos, privados y sociales que pueden apoyar a los embates de una posible emergencia.

Los servidores públicos, que recibieron la instrucción, reconocieron la necesidad de estar a la vanguardia en temas inherentes a la Gestión Integral de Riesgos, por lo que este fue el principio de varias capacitaciones que se brindarán, atendiendo a las necesidades que generan de los fenómenos naturales que pueden impactar y que les permitan enfrentar diversas acciones de prevención en el contexto de la emergencia sanitaria.

La CNPC trabaja para que los miembros del Sistema Nacional de Protección Civil estén listos ante la temporada de lluvias y ciclones, que inició oficialmente el pasado 15 mayo y terminará el próximo 30 de noviembre y así atender y prevenir de forma eficiente a la población mexicana.