Ante la falta de información y datos comprobables y ciertos, la apertura social será prematura en México

México se encuentra en un momento de incertidumbre porque no ha podido recopilar y procesar la información acerca de la epidemia COVID-19. Sin esa información será muy difícil valorar y decidir sobre los siguientes pasos para combatirla y para salir del confinamiento. Esta fue la premisa con la que inició el Taller Extraordinario “El momento de la epidemia: Tendencias y ecisiones en los días críticos” al que acudieron la Dra. Felicia Knaul, la Dra. Gloria Molina, el Dr. Julio Frenk, el Dr. José Narro Robles, el Dr. Fernando Alarid Escudero y el Dr. Pablo Kuri-Morales. Todos ellos convocados por el Consejo Consultivo Ciudadano, Pensando en México.La respuesta de México a los desafíos de la pandemia ha sido tardía, dispersa y no ha sabido construir la información adecuada que permita enfrentar la epidemia. La debilidad presupuestal del Sistema de Salud, no se corrigió, por el contrario, se profundizó en el presente sexenio, y sobre esa base frágil México tiene que gestionar la peor crisis sanitaria en un siglo. Desabasto, invención de estructuras institucionalescon escasas reglas a partir de enero, improvisación, cambiar esquemas de operación que sí funcionaban, evidentes fallos técnicos y financieros, entre otros factores explican los graves problemas por los que pasa ahora el Sistema de Salud, las y los médicos, las y los enfermeros y el personal que arriesga su vida para salvar las nuestras. La Secretaria de Salud de Tamaulipas, Gloria Molina, ofreció el siguiente dato: El 42% de los contagiados por COVID-19 en el estado son trabajadores del sistema de salud.

El Sistema de Vigilancia Epidemiológica tiene carencias que le restan credibilidad y certeza, como la falta de registro de neumonía atípica, cambios de criterios para llevar la estadística y la ausencia de pruebas masivas que no permiten reconocer ni la magnitud, ni la ubicación, ni el momento real de la epidemia entre la población. Avanzamos a ciegas, además de que no se ha empatado las directrices sanitarias con una política económica que ha resultado extremadamente tímida.

Existe una gran dispersión de las respuestas estatales por la falta de una coordinación efectiva de parte del órgano que estaba llamada a ejecutarla: el Consejo de Salubridad General. Esta falla en la gestión de la emergencia ha sido suplida por la respuesta más oportuna de algunos gobiernos estatales, municipales y de instituciones públicas que han tomado medidas por sus propios medios y con su propia información.

El Taller conoció el proyecto del “Observatorio Estatal de Contención del COVID-19 en México” en el que se exhiben enormes diferencias de la eficacia con la que los distintos gobiernos han actuado.

Destacan Nuevo León, Nayarit y Jalisco, y preocupan los casos de Chiapas, Zacatecas y Tlaxcala cuyo desempeño sigue poniendo en grave riesgo a su población. A la mitad de la evaluación aparece la Ciudad de México, Estado de México y Puebla.

Por su parte la Dra. Gloria Molina, Secretaria de Salud de Tamaulipas afirmó que hay una grave divergencia de registro de casos de contagio y de muertes, que debe ser corregida por una coordinación real entre los estados y la federación, hasta ahora inexistente.  “En Tamaulipas estamos solos, obligados a desmentir a la Secretaría de Salud y con nuestras propias directrices para conocer realmente el movimiento de la pandemia. Nosotros hemos ejecutado pruebas en todos los casos, pacientes y difuntos con sospecha de COVID. Hemos contabilizado también los casos que detectan los laboratorios privados, porque estamos en estrecha colaboración con ellos. Nuestro Consejo Estatal de Salud sesiona todos los días y no hemos recibido el apoyo de la federación especialmente para atender los centros migratorios y mucho menos a los miles de deportados que conforman nuestra más alta preocupación en los siguientes días.”

Salomón Chertorivski, Presidente de Pensando en México insistió “La incapacidad para generar evidencia, ya no digamos para coordinar a la federación y los estados, son un rasgo que define el momento actual de la pandemia.” Y agregó “sin información confiable las previsiones para poner fin al confinamiento son prematuras.”