Ante la emergencia sanitaria mundial actual, derivada de la pandemia por el COVID-19, el sistema democrático local, nacional e internacional debe ser rediseñado para que la ciudadanía tenga acceso a los procesos políticos y de toma de decisiones, a efecto de garantizar su derecho humano fundamental a votar y ser votada, y con ello evitar poner en riesgo los sistemas democráticos, producto del aplazamiento y cancelación de comicios a causa de la pandemia, como se ha advertido en diversas naciones, señaló el Consejero del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) Bernardo Valle Monroy.El también presidente de la Comisión de Participación Ciudadana y Capacitación expuso lo anterior durante su ponencia en la Mesa 1 del Foro internacional: “Retos de la Participación Ciudadana en esquemas innovadores ante contextos extraordinarios”, organizado por el IECM, con el objetivo de que especialistas en la materia reflexionen e intercambien ideas sobre la relación gobierno-ciudadanía, y exploren mecanismos alternativos de participación democrática que garanticen el derecho a la salud y la vida, y el derecho al voto, sin poner en riesgo la integridad de la ciudadanía, actores políticos y autoridades encargadas de organizar los procesos.

En el primer día del Foro Internacional virtual, moderado por el Consejero Electoral Mauricio Huesca Rodríguez y transmitido a través del canal de Youtube del IECM, participó también a la distancia la Rectora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), la Doctora Tania Hogla Rodríguez Mora, así como el Co-presidente del Global Forum on Modern Direct Democracy, Doctor Bruno Kaufmann, quien impartió la conferencia magistral

Vía remota desde Suecia, el Doctor Kaufmann ofreció un panorama mundial de los procesos electorales que han sido cancelados a causa de la crisis sanitaria, y sostuvo que la democracia participativa en la pandemia tiene una influencia importante en el desarrollo de los países, ya que muchos tienen el riesgo de recaer, empeorar o mantenerse en emergencia por el COVID-19.

Por tal motivo, destacó que una democracia representativa en la situación actual requiere de instituciones autónomas que no estén sesgadas políticamente; servidores públicos y políticos electos responsables y posicionar el diálogo como motor principal del sistema democrático.

En tanto, en la Mesa de Trabajo 1, titulada “Los retos de la Participación Ciudadana y sus modalidades ante nuevos contextos”, el Consejero Valle Monroy hizo en recuento de las diversas reformas electorales que se han implementado en México desde 1946 a 2014, lo cual ha generado que la organización de los comicios a nivel federal y local cuente con andamiaje legal robusto.

“El contexto en que nos encontramos a causa de la pandemia, nos debe llevar a repensar la forma en que nos organizaremos como sociedad, y vemos como camino viable y necesario la participación activa de la ciudadanía, mediante mecanismos alternativos desarrollados en diversos países, y de los cuales México tiene una gama muy importante, como son los mecanismos de participación ciudadana y de democracia directa”, explicó Valle Monroy.

En el caso particular del IECM, el Consejero Electoral señaló que uno de los principales retos del Instituto ha sido tener un mayor alcance en la ciudadanía para garantizar su participación a través del uso nuevas tecnologías, como es el voto electrónico utilizado en la Consulta de Presupuesto Participativo y la elección de las figuras de representación ciudadana de la capital.

A su vez, la Doctora Rodríguez Mora expuso que la lógica de participación que se derive de repensar todo lo que supone la parte estructural de la vida social, va a propiciar el fortalecimiento o declive de lógicas de Participación Democrática.

En ese sentido, la Rectora de la UACM destacó que la pandemia ha hecho que la política toque lo doméstico, politizando más que nunca los espacios personales de la sociedad, además de que ha redefinido la idea que teníamos de lo público y lo político.

En su intervención como moderador de la Mesa 1, el Consejero Huesca Rodríguez compartió datos y experiencias de los procesos democráticos y de participación ciudadana que se han vivido a causa de la pandemia, de los cuales refirió que al menos 66 países han tenido que posponer sus procesos electorales y mecanismos de participación ciudadana, mientras que en otras 33 naciones han optado por mantener sus calendarios electorales originales, y particularmente en América Latina, 14 ciudades han pospuesto este tipo de procesos, de acuerdo con información de IDEA Internacional.