Dedicada a difundir una mayor conciencia sobre el daño que provoca la actividad humana a la naturaleza y la necesidad de evitar este deterioro, la exposición fotográfica La biodiversidad ante el cambio climático: Huellas en la Unión Europea y México, colocada en el Paseo de las Culturas Amigas, extenderá su periodo de exhibición hasta el 30 de noviembre, para seguir concientizando a los transeúntes sobre esta problemática que afecta al mundo entero.

Con apoyo del programa Galerías Abiertas de la Secretaría de Cultura capitalina, la Delegación de la Unión Europea (UE) en el país y el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Coordinación General de Asesores y Asuntos Internacionales, la muestra, que fue inaugurada el pasado 30 de septiembre, prolongará la exhibición de 36 fotografías en gran formato, hasta el próximo 30 de noviembre.

Está conformada por el trabajo de 26 fotógrafas y fotógrafos, provenientes de Bélgica, Bulgaria, Eslovaquia, España, Finlandia, Hungría, Italia, Polonia, Países Bajos, Rumania, Suecia y México —que participa a través de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México—. La exposición evidencia cómo la biodiversidad es la red de vida de la que depende la humanidad, pero que la estamos eliminando con la destrucción de ecosistemas, sobreexplotación de animales y recursos naturales, introducción de especies exóticas invasoras, contaminación y cambio climático.

Bajo la curaduría de Neydi Cruz, coordinadora académica de la maestría en Cooperación Internacional para el Desarrollo del Instituto de Investigaciones “Dr. José María Luis Mora”, la muestra fotográfica pretende hacer reflexionar a los transeúntes sobre la interdependencia entre cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas, que, impulsadas en gran parte por la producción y el consumo, son insostenibles en el mundo.

A través de dichas imágenes las personas pueden disfrutar y apreciar las maravillas de la naturaleza, con el objetivo de que dimensionen el impacto de la actividad humana en ella y la crisis climática que provoca la destrucción del medio ambiente, además de ser una forma de conexión con la naturaleza, su conservación y el respeto al ciclo de la vida.

Entre las fotografías que se exhiben, está la Isla Tiengemeten en Korendijk (Países Bajos), un caso exitoso de restauración ecológica e infraestructura verde, así como el Parque Nacional Padjelanta (Suecia), el más grande de este país, situado en el extremo norte y hogar de varios animales que corren el riesgo de ser exterminados.

Asimismo, presenta imágenes de especies en peligro de extinción, como el bisonte europeo (Rumania), el bisonte americano (México), el oso pardo (Eslovaquia), el lobo (Suecia), el caballo marismeño (España), el chacal europeo (Bulgaria), el halcón sacre (Hungría), el ave rapaz cometa roja (Bélgica), el colibrí berilo (México), el pelícano dálmata (Grecia), el gato montés (Bulgaria), el lince ibérico (España) y la tortuga mora (Grecia).

Cabe destacar que la Unión Europea, en alianza con México, se ha mostrado a favor de construir un nuevo y ambicioso marco global sobre biodiversidad que será presentado en la decimoquinta Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas en 2021. Mientras tanto la Ciudad de México contará con estrategias y planes de acción para la conservación y el uso sustentable de la biodiversidad y para la acción climática, con lo que suma esfuerzos para conservar el capital natural y hacer frente al cambio climático.

La exposición La biodiversidad ante el cambio climático: Huellas en la Unión Europea y México se encuentra disponible desde el pasado 30 de septiembre y continuará en exhibición hasta el 30 de noviembre en el Paseo de las Culturas Amigas, ubicado en el camellón lateral del Paseo de la Reforma, entre Avenida de los Insurgentes y la Glorieta de la Palma, frente al número 222. Al mismo tiempo, la muestra se encuentra disponible de forma virtual en el sitio web www.climayvidaUEMX.com.

Ante la pandemia por coronavirus (COVID-19), la Ciudad de México se encuentra en semáforo epidemiológico naranja, por ello, se exhorta a la población a acatar las medidas sanitarias que implica la nueva normalidad, el uso de cubrebocas, sana distancia de 1.5 metros entre personas y la desinfección constante de manos.