El Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados consideró que el Acuerdo presidencial por el que se dispone de la Fuerza Armada permanente para llevar a cabo tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria a la Guardia Nacional; denota el fracaso de esta corporación.De igual manera, en voz de su Coordinadora, Verónica Juárez Piña, el GPPRD, expresó su preocupación porque no se establece la temporalidad de las acciones establecidas en el decreto en las que participarán las Fuerzas Armadas, la entidad u organismo que las fiscalizará y a quién se subordinarán y; dado que en este caso las Fuerzas Armadas suplen a la Guardia Nacional, a qué acciones serán complementarias.

Juárez Piña sostuvo que si bien las funciones señaladas en el Acuerdo ya eran desempeñadas por el Ejército Nacional y la Marina Armada, en funciones de Guardia Nacional, “ahora lo podrán hacer de manera directa y sin ninguna restricción”.

En opinión de la Diputada por Jalisco, este Acuerdo deja ver un rotundo fracaso en el proceso de reclutamiento y/o transferencia de los elementos de la Fuerza Armada permanente que está constitucionalmente previsto, para la conformación de la Guardia Nacional, “tal y como lo hicimos ver durante las discusiones de la reforma constitucional y sus leyes reglamentarias, en el sentido de que se creaban plazas de guardias de primera y de segunda”.

“El riesgo es grande, después de una reforma constitucional y la expedición del marco legal (3 leyes nuevas) para su creación así como una cantidad indeterminada de recursos presupuestales que han sido destinados y de los cuales no se ha dado ninguna información”, añadió.

También manifestó su preocupación porque a partir del Acuerdo los integrantes del Ejército y la Marina tendrán facultades para ejecutar detenciones y poner a disposición de las autoridades correspondientes a las personas, participando como primeros respondientes en materia de seguridad y de forma directa en el Sistema Penal Acusatorio.

“Esta situación puede derivar de la situación de confinamiento y agravamiento de la crisis económica y la pérdida de empleos que contribuye al fortalecimiento de las organizaciones de la delincuencia organizada y, por el otro lado, en el endurecimiento de las políticas de seguridad implementadas por el Gobierno Federal, lo cual incrementará los índices de violencia”, advirtió finalmente.