Los Presidentes Nacionales del PAN, PRI y PRD repudiamos públicamente esta persecución y violencia política que pone en riesgo la realización de elecciones democráticas.

Arrestos recientes, detenciones y vinculaciones a proceso fuera de la ley, en periodo electoral y sin el debido proceso en contra de candidatos de la coalición «Va por México», significan el más condenable uso político del Ministerio Público para combatir a la oposición y demuestran que Morena sabe que perderán la mayoría en las próximas elecciones, como en los casos de:

  • El acoso policial de Luis Cobo Fernández, candidato a la diputación federal en el distrito de Tehuacán, Puebla.
  • La persecución política de Jesús Giles, candidato a Presidente Municipal de Santa Clara Ocoyucan, Puebla.
  • La detención ilegal de Rogelio Franco Castán y de Gregorio Gómez Martínez, candidatos a Diputado Local y Presidente Municipal en Veracruz.

Los partidos de la coalición «Va por México» exigimos que en lugar de invertir los recursos del Estado mexicano en fabricar expedientes y casos inexistentes, el Gobierno Federal debe activar protocolos de seguridad para que tanto la ciudadanía como las y los candidatos de cualquier partido político tengan la certeza de que su integridad no correrá riesgo en estas elecciones.

Al Presidente de la República se le olvida que los atentados en contra de las y los candidatos de este proceso electoral, sin importar su filiación partidista, no solo vulneran derechos individuales, sino que también laceran la democracia mexicana y el derecho de la ciudadanía a elegir el rumbo de México.

Los atropellos que se han cometido en contra de quienes representan la coalición «Va por México» han sido a todas luces atropellos a la ley, de la misma manera que los ataques del Gobierno Federal hacia organismos autónomos como el Instituto Nacional Electoral.

Por eso le exigimos al Gobierno Federal y a los gobiernos de Morena, se conduzcan dentro de la ley para que se garantice en cada entidad la democracia, y no se intervenga indebidamente en el proceso electoral.

Morena está empecinado en hacerle creer a la ciudadanía que, si gana la mayoría de los puestos de elección popular, ganó la democracia; si no, hubo fraude.

Demandamos un juego democrático limpio, que se deje de hacer uso faccioso de los Ministerios Públicos de las entidades para aniquilar a sus opositores, además reiterar se respete al árbitro electoral.