Alternativa Corriente de Opinión Política, cumple 25 años

Surgió como Alternativa Política frente a la violencia y la complicidad culpable, que asesinó el proyecto y la vida de Luis Donaldo Colosio. Surgió para intentar ser una opción frente a la violencia y las malas prácticas que han prosperado en la política desde ahí, hasta el parteaguas político del 1º de julio del 2018 en donde, el modelo de los partidos habituales estalló en pedazos al mostrar su formidable decadencia.Los partidos habituales y sus políticos están en los últimos lugares de la credibilidad pública y los esfuerzos de Alternativa en estos 25 años, de muy poco han servido para cambiar esa política. No hemos podido incidir de manera decisiva en mejorar la calidad de la democracia mexicana.
Ésta sigue aferrada a lo cuantitativo: su calidad es lamentable. Enérgicamente nos pronunciamos en contra de la democracia de las despensas, como desiderátum único de la vida electoral del país. Por eso Alternativa hoy, al celebrar sus 25 años se renueva. Quiere agradecer primero, a los miles de mexicanas y mexicanos que están cerca de nosotros y, por respeto a ellos, queremos proponer nuestras acciones futuras.
¿Qué queremos?
Queremos que a México le vaya bien.
Queremos que al gobierno le vaya bien, para que le vaya bien a México.
Queremos que la gente ya no sufra tanto, que mejore las condiciones de su vida y tenga seguridad para que pueda convivir en paz.
Queremos vivir en un auténtico estado de derecho: sin represión; pero sin impunidad, sin polarización; pero con certeza. Un estado de derecho donde las buenas intenciones se hagan leyes y estas se cumplan.
Queremos que las instituciones se respeten por su prestigio, por su solvencia moral, por su ética pública.
Queremos que la libertad se enriquezca con la garantía de justicia y esta se haga común por el respeto de los derechos humanos y la fraternidad.
Queremos que la lucha por la igualdad se traduzca en programas que trasciendan la ideología, para hacerse eficaces en lo económico, en la praxis de la economía de mercado que hemos vivido siempre. Queremos que la honradez, en el servicio público, se convierta en la norma y no en la excepción.
Queremos que la vida pública vuelva a ser lo que alguna vez fue: La promoción de la vida digna y el lugar de abrigo para resolver los problemas de la gente por el respeto y la dignidad de las instituciones. Queremos que la democracia prospere en la discusión de las ideas y los proyectos y no solo en la contabilidad mecánica de los afiliados, de las canonjías o de las burocracias pagadas con dinero público. Queremos reconstituir el espíritu de lo mexicano, de lo nuestro, de la vocación y la creatividad que se traduzca en logros en la ciencia el arte y en la filosofía.
Queremos volver a la grandeza mexicana repetada en el mundo, como convocatoria a la paz y la solidaridad humana. Queremos, en suma, que la sensatez domine los actos de la vida pública, la tolerancia permita la incorporación de todos, con sentido positivo que anime la convivencia en paz.
No queremos:
Ser un grupo de lambiscones obsecuentes con el poder o peor aún, un grupo de críticos a ultranza que no nos satisface nada, al extremo de desear que a la gente le vaya mal, que sea víctima de carencias económicas o de plagas sanitarias para que al adversario le vaya mal y se debilite, porque no tenemos nada que ofrecer, solo el reclamo. No queremos que la ambición y el egoísmo humano sean los únicos derroteros para construir la riqueza de las naciones. No queremos que la impunidad sirva como convocatoria para los delincuentes, o que la frivolidad, los excesos y las complicidades, constituyan una subcultura de la vida y una oportunidad para enriquecerse.
No suscribimos la polarización como única expresión de la política, queremos proponer, discutir y enriquecer el nuevo paradigma de la política.
Hoy empezamos con cuatro propuestas que brevemente enunciamos:
Primero. – Vamos a realizar foros en distintas regiones del país, para discutir con la sociedad, los temas de la agenda nacional, de donde surgirá el catálogo de propuestas y la agenda de nuestros reclamos. Segunda. – Convocamos para que la gente de a conocer los elefantes blancos de la corrupción, obras inconclusas o inútiles que pueden existir en el país, como el legado de los cuatro sexenios anteriores del prianismo: Denuncio uno, el puente monumental sobre la Barranca de Temixco, Morelos, construido en el sexenio anterior que tiene varios meses de concluído y por el que no transita nadie, porque es tan superfluo que adolece de destino. Están ahí los sueños de ambiciosos que impulsaron una obra inecesaria en que el gobierno puso su parte, aunque el proyecto soñado nunca se concretó. Tercero. – Durante estos 25 años, ha ido en aumento el número de libros publicados con denuncias de corruptelas de todo tipo. En algunos están citados los hechos y los involucrados con nombres y apellidos, con empresas y hechos criticables y que pueden constituir 4 un delito. A pesar de que los hechos se persiguen de oficio; en este país, no pasa nada.
Vamos a reunir el mayor número posible de estos libros, pedimos que nos aporten títulos como los que hay en todas las librerías, vamos a llevarlos a la Fiscalía General de la República para que el espectáculo de la impunidad pueda concluir poniendo a la gente y a los políticos en el lugar en que deben estar y, Cuarto. – Ya es tiempo de que las mujeres gobiernen el país. Creemos indispensable, iniciar la discusión sobre la Reforma a la Constitución a efecto de que, en lo sucesivo en el Poder Ejecutivo Federal, la elección se dé de manera paritaria:
Si la Presidenta es mujer, debe haber un vicepresidente hombre y viceversa. Conocemos la discusión eterna sobre la institución de la vicepresidencia, pero ya llegó el momento de avanzar en el tema. Desde el surgimiento de la vida democrática del país, el Poder Ejecutivo ha estado, exclusivamente, en manos de los hombres. Es tiempo ya de cambiar esta dinámica.
La discusión en los foros que organizaremos permitirá la consolidación de un programa amplio, libre y democrático que constituirá la plataforma básica que habremos en su tiempo de proponer a la nación.
Con el mismo entusiasmo con el que surgimos hace 25 años, reiniciamos la marcha consciente de que, en la lucha por la grandeza de México, ningún efuerzo sobra.