El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, informó esta noche que como resultado de la explosión de una toma clandestina en el poblado de Tlahuelilpan, Hidalgo, al menos 20 personas perdieron la vida y 60 más resultaron con quemaduras.

De inmediato los servicios de emergencia acudieron al lugar del siniestro mientras que el gobierno federal implementó el plan DN-III.

Fayad dijo que aún no se puede saber si hay más cuerpos calcinados dado que la zona “aún está caliente” y será hasta que el personal de Pemex logre controlar la fuga, cuando se pueda determinar el número de víctimas por la explosión.

Medios locales informaron que de acuerdo con las primeras versiones al menos 500 personas se encontraban en la zona tratando de obtener gasolina de la toma clandestina.

“Trágicas cifras preliminares de lo ocurrido en Tlahuelilpan: Hasta el momento 20 fallecidos y más de 60 heridos. El Secretario de Gobierno está en la zona para coordinar tareas de emergencia con autoridades federales. La atención a los heridos es nuestra máxima prioridad”, informó el gobernador de Hidalgo en su cuenta de twitter.