After Yang, la mirada de Kogonada

Cultura

El estadounidense Kogonada presenta After Yang en Un Certain Regard, una película de ciencia ficción escrita, dirigida y producida por él mismo. El autor de Columbus (2017), su memorable primer largometraje en torno a la vida y el arte, firma una adaptación del cuento estadounidense Saying Goodbye to Yang de Alexander Weinstein, con Colin Farrell en el papel de un robot doméstico salvador.

¿Cómo surgió la idea de esta película?

El proyecto nació tras la lectura del magnífico cuento estadounidense de Alexander Weinstein, Saying Goodbye to Yang, una historia futurista sobre la pérdida, el apego y la política del ser. Me interesaba mucho explorar esa noción de pérdida, una noción que surge de forma retroactiva.

¿Cómo fue el ambiente durante la grabación?

Solo aspiro a observar el día de rodaje y escuchar a las personas que en gran medida le darán sentido (actores, artistas, técnicos, etc.). ¿Mi método de trabajo? Encontrar los mejores ingredientes que cada día puede ofrecer y alimentar una atmósfera propicia.

¿Qué puede decirnos sobre los actores?

Resulta difícil resumirlos en pocas palabras. El reparto en su conjunto fue destacable, tanto en lo referido a los extras como a los protagonistas. Pero todo comienza con Colin (Farrell), cuya generosidad y humanidad han conmovido a todo el equipo. Me cautivó la calma y la sutileza que demostró a la hora de encarnar su personaje. Ya lo he dicho, Colin es un poeta disfrazado de actor. Jodie (Turner-Smith) fue un regalo para este proyecto en diferentes niveles. Hizo que todo saliera «mejor». Justien (H. Min) estaba destinado a interpretar un papel importante y Malea (Emma Tjandrawidjaja) fue un gran descubrimiento. También fue muy especial para mí contar con Haley Lu (Richardson), que participó en mi película de 2017, Columbus. Podría seguir y nombrar a los demás: Clifton, Sarita, Titchie, etc.

¿Qué ha aprendido durante la realización de esta película?

He aprendido mucho, como siempre, pero es difícil de explicar. Este medio es escurridizo, intentamos dominarlo con planificación y tecnología, pero se resiste. Me encanta ese aspecto del cine. Su flujo. Las posibilidades e imposibilidades de capturar el tiempo. Siempre me encontraré en constante aprendizaje, sin lugar a dudas.

¿Por qué eligió la profesión de director?

Por la búsqueda de ese medio escurridizo precisamente. El cine me ha cambiado y el hecho de participar en esta conversación constituye una lección de humildad.

¿Cómo ve el cine de su país?

Con una mirada preocupada y colmada de esperanza.