ZINACANTEPEC, Edomex.- El Estado de México siempre se ha caracterizado por ser cuna de grandes campeones nacionales y mundiales en el deporte adaptado y paralímpicos, tal es el caso de Adrián Paz Velázquez, quien hizo del lanzamiento de jabalina su pasión y el medio que le permitió obtener grandes triunfos para la entidad y el país.

Sin importar las secuelas de poliomielitis y las diversas cirugías a las que fue sometido en su infancia, siempre se divirtió jugando con sus hermanos y amigos, futbol, frontón y basquetbol, pero fue en 1987 cuando conoció el deporte adaptado.

A través de una invitación comenzó a practicar atletismo en pruebas de campo, además de tenis de mesa y basquetbol sobre silla de ruedas.

Más tarde, Adrián Paz se especializó en lanzamiento de jabalina F52 y para los Juegos Paralímpicos de Barcelona 1992 llegó a ser preseleccionado nacional, pero, al no ser considerada su clasificación, quedó marginado de esa justa.

Fue hasta los Juegos Mundiales de Stoke Mandeville, en Inglaterra, en 1995, donde tuvo su primer triunfo a nivel internacional con el primer lugar en lanzamiento de jabalina e impuso récord mundial.

Un año después, en Atlanta 1996, cumplió el objetivo de todo deportista, pues conquistó la medalla de oro e impuso récord mundial y del evento, hazaña que repitió cuatro años más tarde en Sídney 2000, convirtiéndose en bicampeón del evento.

Un cuatrienio después el sabor fue agridulce para el deportista del Edoméx, ya que en Atenas 2004 compactaron las categorías y se enfrentó a rivales de la F53, por lo que, a pesar de romper récord de la F52, el deportista mexiquense se tuvo que conformar con la medalla de plata.

En la actualidad, Paz Velázquez continúa consagrando su vida al deporte, ahora como entrenador e impulsor del deporte adaptado en el Valle de Toluca, formando a otros entusiastas del deporte adaptado a través de su Escuela que opera en el Centro Paralímpico Mexiquense en la Ciudad Deportiva Edoméx, en Zinacantepec.