La CNDH determinó la apertura de un expediente de queja en el caso de Tlahuelilpan, Hidalgo, al igual que lo ha hecho en otras ocasiones, en atención a su trascendencia e impacto social, debido al elevado número de personas que perdieron la vida y resultaron heridas en los hechos, así como a las circunstancias en que se habrían desarrollado los mismos, conforme a la información difundida por diversos medios de comunicación, la cual daría algún tipo de participación, directa o indirecta, a autoridades federales, estatales y municipales.

La queja iniciada por este Organismo Nacional, no prejuzga sobre la existencia de violaciones a los derechos humanos o sobre la responsabilidad concreta de autoridades. En vía de colaboración, se ha pedido información a autoridades de los distintos niveles y órdenes de gobierno, para conocer de primera mano su versión y el sentido que, de ser el caso tuvo, su intervención en los hechos. Entre estas instancias podemos mencionar a la Secretaría de Gobierno del Estado de Hidalgo, Petróleos Mexicanos, y la Secretaría de la Defensa Nacional. De igual forma, se solicitará información a otras autoridades como la Secretaría de Salud, y la Presidencia Municipal de Tlahuelilpan, Hidalgo.

En relación a la Secretaría de la Defensa Nacional y las demás autoridades a quienes se les ha solicitado información, es preciso señalar que la CNDH no ha determinado ninguna responsabilidad o formulado imputaciones concretas por acciones u omisiones que vulneren los derechos de las personas.

La intervención de esta Comisión Nacional busca, por una parte, garantizar que la sociedad, las víctimas y sus familiares, conozcan la verdad sobre lo ocurrido el 18 de enero; que las autoridades competentes deslinden las responsabilidades que se llegaran a generar como consecuencia de tales hechos; y que las personas lesionadas reciban el acompañamiento y atención médica que sus casos demandan, previniéndose nuevas afectaciones. Del mismo modo, se busca propiciar mecanismos o protocolos de actuación por parte de las autoridades que eviten, en la medida de lo posible, que hechos como los de Tlahuelilpan, Hidalgo, se repitan en lo sucesivo o se puedan prevenir.

La CNDH no busca inhibir la debida y oportuna aplicación de la ley a quienes hubiesen incurrido en una conducta ilícita, durante o como consecuencia, de los hechos ocurridos el 18 de enero, por el contrario, este Organismo Nacional en todo momento estará a favor de la debida y oportuna aplicación de la ley, con respeto a los derechos humanos. Para la CNDH conocer la verdad es un derecho que interesa e involucra a toda la sociedad, como también lo es que las autoridades apliquen las leyes y se abata la impunidad en todos los ámbitos.