A cinco meses de la pandemia, México está en el escenario de una crisis humanitaria: Adriana Díaz Contreras

El homenaje de un minuto de silencio ordenado por el presidente de la República, es un acto de respeto para los fallecidos por Covid-19; no así, la descalificación que el mandatario hace de la legítima inquietud ciudadana por conocer la realidad sobre la pandemia, al referirse a ella como “tiempo de zopilotes”, señaló Adriana Díaz Contreras, integrante de la Dirección Nacional Extraordinaria (DNE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD).Resaltó que el titular del Ejecutivo Federal tiene la obligación constitucional de garantizar el derecho a la información de la población, y por lo tanto, debe informar con veracidad y transparencia sobre las consecuencias que la emergencia sanitaria ha tenido en la salud y la economía de los mexicanos.

En este sentido, Díaz Contreras subrayó que ya es hora de que el Consejo General de Salubridad y el subsecretario Hugo López-Gatell, dejen de minimizar la gravedad de la situación y tomen en cuenta las estimaciones de los científicos independientes, de la UNAM y los organismos internacionales, sobre el comportamiento del Covid-19.

Consideró que a la luz de los últimos datos oficiales, que indican que hay 53 mil 929 fallecidos y 492 mil 522 casos confirmados, México en está en el escenario de una crisis humanitaria y aun cuando hay responsabilidades compartidas, es injusto que el gobierno pretenda culpar a la ciudadanía de los contagios y las muertes y no asumir las consecuencias de sus malas decisiones como llamar a la salir a las calles y a no tenerle miedo al coronavirus, por ejemplo.

Díaz Contreras apuntó que a cinco meses de haberse declarado la emergencia sanitaria, la principal responsabilidad gubernamental sigue siendo su resistencia a tomar medidas más eficaces para controlar la pandemia, como se ha hecho en países como Japón, Corea del Sur, Uruguay o Paraguay. Entre éstas destacan

  1. Comprar las pruebas de diagnóstico en cantidades suficientes al menos para aplicar 22 por cada mil habitantes, que es el promedio de los países de la OCDE.
  2. Organizar brigadas de salud que apliquen las pruebas para detecten a los enfermos, en especial a los asintomáticos que son los que más contagian, otorgarles medicamentos gratuitos para curarlos y aislarlos.
  3. Esas mismas brigadas de salud deberían localizar a las personas con las que hayan tenido contacto los asintomáticos para aplicarles las pruebas, determinar si son portadores y proceder a su cura y aislamiento.
  4. Decretar el uso obligatorio del cubrebocas, y organizar una campaña nacional para distribuirlos a toda la población.
  5. Satisfacer las demandas del personal de la salud que necesita equipos de protección en cantidad y calidad suficientes para atender a los enfermos y reducir el riesgo de un contagio.
  6. Garantizar el presupuesto público necesario para comprar los medicamentos que autorice la OMS para enfrentar al Covid 19, y en su momento, adquirir las vacunas necesarias

Si el presidente de la República se sigue negando a la adopción de una estrategia activa, será ineludible su responsabilidad por los contagios y muertes que si pueden evitarse, concluyó la dirigente perredista.