Se ha concretado el plan del Poder Ejecutivo y de la Cuarta Transformación, el cual tiene por objetivo militarizar las funciones de seguridad pública en México, esto ha quedado establecido desde el 8 de mayo en el Diario Oficial de la Federación, así lo refiere Adriana Díaz Contreras, Integrante de la Dirección Nacional Extraordinaria del PRD.Acción que confirma la militarización de la seguridad pública, pese a que la federación intente minimizar tal militarización, diciendo que se dispondrá de las fuerzas armadas de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria con la Guardia Nacional.

Díaz Contreras, enfatiza que es una acción unilateral muy grave por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, pues atenta contra los derechos humanos de las y los mexicanos, ya que no existe en el mundo un solo caso que demuestre que la militarización de la seguridad pública pueda disminuir la delincuencia, mientras que lo que sí está comprobado es qué tal acción siempre va acompañada del crecimiento de la tortura y de la sistemática violación de mencionados derechos.

México retrocedió al año 2006 con dicho decreto, pues López Obrador optó por seguirle los pasos al panista Felipe Calderón, cuyo gobierno metió al país en la vorágine de la violencia, de la que no hemos podido salir. Las consecuencias  son miles de muertes, que nos han colocado en una situación de inseguridad, peor que la de un país en guerra, números que seguirán creciendo pues la vigencia de dicho decreto es hasta el 27 de marzo de 2024.

Adriana Díaz, en su calidad de integrante de la Dirección Nacional Extraordinaria del Partido de la Revolución Democrática, afirma que es un fracaso la estrategia de seguridad pública de Andrés Manuel López Obrador en México; asimismo, recuerda que la militarización aplicada desde el 2006 ya demostró su ineficacia.

Además, Díaz Contreras acota que también una muestra clara de la errónea estrategia del combate a la delincuencia, durante la pandemia por el Covid-19, viene desde la propia autoridad con los despliegues de entregas de dinero a los beneficiarios de los programas sociales.

Por lo anterior, es necesario que se considere que las y los mexicanos merecemos una mejor condición de vida, por lo que Adriana Díaz le propone al gobierno federal que acepte que estamos en una emergencia sanitaria, económica, social y de seguridad.

Para salir de esta emergencia con vida y recuperar la paz y el bienestar, debe tomar la decisión de llamar a la unidad a los mexicanos, establecer un diálogo nacional por el bien de México y atreverse a construir con los representantes de los sectores públicos, privado y social un Acuerdo Nacional por la Unidad y la Confianza de México.